miércoles, 29 de marzo de 2017

Evangelio del Miércoles [29.03.2017]


Día litúrgico: Miércoles IV de Cuaresma

Texto del Evangelio (Jn 5,17-30): En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «Mi Padre trabaja hasta ahora, y yo también trabajo» Por eso los judíos trataban con mayor empeño de matarle, porque no sólo quebrantaba el sábado, sino que llamaba a Dios su propio Padre, haciéndose a sí mismo igual a Dios.

Jesús, pues, tomando la palabra, les decía: «En verdad, en verdad os digo: el Hijo no puede hacer nada por su cuenta, sino lo que ve hacer al Padre: lo que hace Él, eso también lo hace igualmente el Hijo. Porque el Padre quiere al Hijo y le muestra todo lo que Él hace. Y le mostrará obras aún mayores que estas, para que os asombréis. Porque, como el Padre resucita a los muertos y les da la vida, así también el Hijo da la vida a los que quiere. Porque el Padre no juzga a nadie; sino que todo juicio lo ha entregado al Hijo, para que todos honren al Hijo como honran al Padre. El que no honra al Hijo no honra al Padre que lo ha enviado. En verdad, en verdad os digo: el que escucha mi Palabra y cree en el que me ha enviado, tiene vida eterna y no incurre en juicio, sino que ha pasado de la muerte a la vida.

»En verdad, en verdad os digo: llega la hora (ya estamos en ella), en que los muertos oirán la voz del Hijo de Dios, y los que la oigan vivirán. Porque, como el Padre tiene vida en sí mismo, así también le ha dado al Hijo tener vida en sí mismo, y le ha dado poder para juzgar, porque es Hijo del hombre. No os extrañéis de esto: llega la hora en que todos los que estén en los sepulcros oirán su voz y saldrán los que hayan hecho el bien para una resurrección de vida, y los que hayan hecho el mal, para una resurrección de juicio. Y no puedo hacer nada por mi cuenta: juzgo según lo que oigo; y mi juicio es justo, porque no busco mi voluntad, sino la voluntad del que me ha enviado».

Comentario: Rev. D. Francesc PERARNAU i Cañellas (Girona, España).

«En verdad, en verdad os digo: el que escucha mi Palabra y cree en el que me ha enviado, tiene vida eterna»

martes, 28 de marzo de 2017

Rome Reports [Newsletter]

ROMA, 28-03-2017

 Adaptan la residencia de ancianos para los refugiados de guerra en Líbano
28 de marzo, 2018. El obispo de Zalehj, en el valle de la Beckà, gestiona la construcción.

Leer más
 

 Papa en Santa Marta: La pereza es peor que tener un corazón tibio
28 de marzo, 2017. Explicó que está mal quejarse o culpar siempre a los demás de lo que nos pasa.

Leer más
 

 Cardenal Pell sobre las finanzas del Vaticano: Hemos prometido transparencia
28 de marzo, 2017. "Nadie mejor que el Papa Francisco para promover estas reformas financieras", dijo.

Leer más

Evangelio del Martes [28.03.2017]


Día litúrgico: Martes IV de Cuaresma

Texto del Evangelio (Jn 5,1-3.5-16): Era el día de fiesta de los judíos, y Jesús subió a Jerusalén. Hay en Jerusalén, junto a la Probática, una piscina que se llama en hebreo Betsaida, que tiene cinco pórticos. En ellos yacía una multitud de enfermos, ciegos, cojos, paralíticos, esperando la agitación del agua. Había allí un hombre que llevaba treinta y ocho años enfermo. Jesús, viéndole tendido y sabiendo que llevaba ya mucho tiempo, le dice: «¿Quieres curarte?». Le respondió el enfermo: «Señor, no tengo a nadie que me meta en la piscina cuando se agita el agua; y mientras yo voy, otro baja antes que yo». Jesús le dice: «Levántate, toma tu camilla y anda». Y al instante el hombre quedó curado, tomó su camilla y se puso a andar.

Pero era sábado aquel día. Por eso los judíos decían al que había sido curado: «Es sábado y no te está permitido llevar la camilla». Él le respondió: «El que me ha curado me ha dicho: ‘Toma tu camilla y anda’». Ellos le preguntaron: «¿Quién es el hombre que te ha dicho: ‘Tómala y anda?’». Pero el curado no sabía quién era, pues Jesús había desaparecido porque había mucha gente en aquel lugar. Más tarde Jesús le encuentra en el Templo y le dice: «Mira, estás curado; no peques más, para que no te suceda algo peor». El hombre se fue a decir a los judíos que era Jesús el que lo había curado. Por eso los judíos perseguían a Jesús, porque hacía estas cosas en sábado.

Comentario: Rev. D. Àngel CALDAS i Bosch (Salt, Girona, España).

«Jesús, viéndole tendido (...), le dice: ‘¿Quieres curarte?’»

lunes, 27 de marzo de 2017

Rome Reports [Newsletter]

ROMA, 27-03-2017

 Agenda del Papa: Más visitas "ad limina" y viaje a Carpi, en el norte de Italia
27 de marzo, 2017. Visitará la zona afectada por los terremotos del 2012.

Leer más
 

 Francisco advierte en el Ángelus: Los prejuicios son el pan nuestro de cada día
27 de marzo, 2017. Alertó contra quienes "juzgan sin misericordia" y buscan amistades por interés.

Leer más
 

 Papa a sacerdotes y religiosos: "No temáis a los desafíos, son un signo de una fe viva"
17 de marzo, 2017. El Papa Francisco respondió tres preguntas durante el encuentro, en el Duomo de Milán.

Leer más
 

 El Papa se reúne con 80 mil adolescentes en Milán: Prometedme que no haréis bullying
27 de marzo, 2017. Pidió a los padres que "domingueen" con los hijos.

Leer más
 

 Francisco celebra Misa en Milán: "No seáis sólo 'espectadores'. Mirad al presente con audacia"
27 de marzo, 2017. En la misa en el parque de Monza participaron un millón de personas.

Leer más
 

 Animado almuerzo de Francisco junto a 100 detenidos en la cárcel de Milán
27 de marzo, 2017. Los presos dicen que les hizo olvidar que estaban en prisión.

Leer más
 

 El Papa llama por teléfono a una anciana hospitalizada en Milán
27 de marzo, 2017. En las Casas Blancas, un barrio humilde, compartió dátiles con una familia musulmana.

Leer más

Ordenación Diaconal de Fr. Miguel Díaz Poma, MSC


Tuvo lugar, en la Parroquia Santiago Apóstol de Acarí, Prelatura de Caravelí, por Excmo. Mons. Juan Carlos Vera Plasencia MSC, Obispo Castrense del Perú y Administrador Apostólico de la Prelatura de Caravelí, éste pasado Domingo, 26 de marzo de 2017.

Evangelio del Lunes [27.03.2017]


Día litúrgico: Lunes IV de Cuaresma

Texto del Evangelio (Jn 4,43-54): En aquel tiempo, Jesús partió de Samaría para Galilea. Jesús mismo había afirmado que un profeta no goza de estima en su patria. Cuando llegó, pues, a Galilea, los galileos le hicieron un buen recibimiento, porque habían visto todo lo que había hecho en Jerusalén durante la fiesta, pues también ellos habían ido a la fiesta. Volvió, pues, a Caná de Galilea, donde había convertido el agua en vino.

Había un funcionario real, cuyo hijo estaba enfermo en Cafarnaúm. Cuando se enteró de que Jesús había venido de Judea a Galile]a, fue donde Él y le rogaba que bajase a curar a su hijo, porque se iba a morir. Entonces Jesús le dijo: «Si no veis señales y prodigios, no creéis». Le dice el funcionario: «Señor, baja antes que se muera mi hijo». Jesús le dice: «Vete, que tu hijo vive».

Creyó el hombre en la palabra que Jesús le había dicho y se puso en camino. Cuando bajaba, le salieron al encuentro sus siervos, y le dijeron que su hijo vivía. El les preguntó entonces la hora en que se había sentido mejor. Ellos le dijeron: «Ayer a la hora séptima le dejó la fiebre». El padre comprobó que era la misma hora en que le había dicho Jesús: «Tu hijo vive», y creyó él y toda su familia. Esta nueva señal, la segunda, la realizó Jesús cuando volvió de Judea a Galilea.

Comentario: Rev. D. Ramon Octavi SÁNCHEZ i Valero (Viladecans, Barcelona, España).

«Jesús partió de Samaría para Galilea»

domingo, 26 de marzo de 2017

Rome Reports [Newsletter]

ROMA, 26-03-2017

 Vivir 6 minutos en la Casa de Oro de Nerón es posible gracias a la realidad virtual
26 de marzo, 2017. Por primera vez el fastuoso palacio de 50 hectáreas puede verse tal y como era hace 2.000 años.

Leer más
 

 El Día Mundial del Agua también se vivió en el Vaticano
26 de marzo, 2017. "Hoy más que nunca es importante ser responsables y proteger el mundo que se nos ha dado".

Leer más
 

 EN DIRECTO: El Papa Francisco reza el Ángelus en la Plaza de San Pedro
26 de marzo, 2017. Comienza al mediodía, hora de Roma.

Leer más
 

 El viajero católico: La aventura de un hombre que viaja por el mundo tras las huellas de Jesús
26 de marzo, 2017. Como guía de viajes ha sido testigo de muchas conversiones de los peregrinos.

Leer más

Evangelio del Domingo [26.03.2017]

Día litúrgico: Domingo IV (A) de Cuaresma

Texto del Evangelio (Jn 9,1-41): En aquel tiempo, al pasar Jesús vio a un hombre ciego de nacimiento. Y le preguntaron sus discípulos: «Rabbí, ¿quién pecó, él o sus padres, para que haya nacido ciego?». Respondió Jesús: «Ni él pecó ni sus padres; es para que se manifiesten en él las obras de Dios. Tenemos que trabajar en las obras del que me ha enviado mientras es de día; llega la noche, cuando nadie puede trabajar. Mientras estoy en el mundo, soy luz del mundo». Dicho esto, escupió en tierra, hizo barro con la saliva, y untó con el barro los ojos del ciego y le dijo: «Vete, lávate en la piscina de Siloé» (que quiere decir Enviado). El fue, se lavó y volvió ya viendo.

Los vecinos y los que solían verle antes, pues era mendigo, decían: «¿No es éste el que se sentaba para mendigar?». Unos decían: «Es él». «No, decían otros, sino que es uno que se le parece». Pero él decía: «Soy yo». Le dijeron entonces: «¿Cómo, pues, se te han abierto los ojos?». Él respondió: «Ese hombre que se llama Jesús, hizo barro, me untó los ojos y me dijo: ‘Vete a Siloé y lávate’. Yo fui, me lavé y vi». Ellos le dijeron: «¿Dónde está ése?». El respondió: «No lo sé».

Lo llevan donde los fariseos al que antes era ciego. Pero era sábado el día en que Jesús hizo barro y le abrió los ojos. Los fariseos a su vez le preguntaron cómo había recobrado la vista. Él les dijo: «Me puso barro sobre los ojos, me lavé y veo». Algunos fariseos decían: «Este hombre no viene de Dios, porque no guarda el sábado». Otros decían: «Pero, ¿cómo puede un pecador realizar semejantes señales?». Y había disensión entre ellos. Entonces le dicen otra vez al ciego: «¿Y tú qué dices de Él, ya que te ha abierto los ojos?». Él respondió: «Que es un profeta».

No creyeron los judíos que aquel hombre hubiera sido ciego, hasta que llamaron a los padres del que había recobrado la vista y les preguntaron: «¿Es éste vuestro hijo, el que decís que nació ciego? ¿Cómo, pues, ve ahora?». Sus padres respondieron: «Nosotros sabemos que éste es nuestro hijo y que nació ciego. Pero, cómo ve ahora, no lo sabemos; ni quién le ha abierto los ojos, eso nosotros no lo sabemos. Preguntadle; edad tiene; puede hablar de sí mismo». Sus padres decían esto por miedo por los judíos, pues los judíos se habían puesto ya de acuerdo en que, si alguno le reconocía como Cristo, quedara excluido de la sinagoga. Por eso dijeron sus padres: «Edad tiene; preguntádselo a él».

Le llamaron por segunda vez al hombre que había sido ciego y le dijeron: «Da gloria a Dios. Nosotros sabemos que ese hombre es un pecador». Les respondió: «Si es un pecador, no lo sé. Sólo sé una cosa: que era ciego y ahora veo». Le dijeron entonces: «¿Qué hizo contigo? ¿Cómo te abrió los ojos?». Él replicó: «Os lo he dicho ya, y no me habéis escuchado. ¿Por qué queréis oírlo otra vez? ¿Es qué queréis también vosotros haceros discípulos suyos?». Ellos le llenaron de injurias y le dijeron: «Tú eres discípulo de ese hombre; nosotros somos discípulos de Moisés. Nosotros sabemos que a Moisés le habló Dios; pero ése no sabemos de dónde es». El hombre les respondió: «Eso es lo extraño: que vosotros no sepáis de dónde es y que me haya abierto a mí los ojos. Sabemos que Dios no escucha a los pecadores; mas, si uno es religioso y cumple su voluntad, a ése le escucha. Jamás se ha oído decir que alguien haya abierto los ojos de un ciego de nacimiento. Si éste no viniera de Dios, no podría hacer nada». Ellos le respondieron: «Has nacido todo entero en pecado ¿y nos das lecciones a nosotros?». Y le echaron fuera.

Jesús se enteró de que le habían echado fuera y, encontrándose con él, le dijo: «¿Tú crees en el Hijo del hombre?». El respondió: «¿Y quién es, Señor, para que crea en él?». Jesús le dijo: «Le has visto; el que está hablando contigo, ése es». Él entonces dijo: «Creo, Señor». Y se postró ante Él. Y dijo Jesús: «Para un juicio he venido a este mundo: para que los que no ven, vean; y los que ven, se vuelvan ciegos». Algunos fariseos que estaban con él oyeron esto y le dijeron: «Es que también nosotros somos ciegos?». Jesús les respondió: «Si fuerais ciegos, no tendríais pecado; pero, como decís: ‘Vemos’ vuestro pecado permanece». 

Comentario: Rev. D. Joan Ant. MATEO i García (La Fuliola, Lleida, España).

«Vete, lávate»

sábado, 25 de marzo de 2017

Rome Reports [Newsletter]

ROMA, 25-03-2017

 Montse Grases, camino de los altares una apasionada del basket que contagiaba alegría
25 de marzo, 2017. Hoy tendría 75 años pero falleció a los 18 a causa de un cáncer.

Leer más
 

 Pontificio Instituto de Estudios Árabes: El mundo musulmán da señales de cambio
25 de marzo, 2017. "Los fundamentalistas no creen en la reforma. Quieren mantener las leyes antiguas sin espíritu crítico".

Leer más
 

 Paloma Gómez Borrero fallece en Madrid
24 de marzo, 2017. La veterana periodista española, de 82 años, fue durante décadas corresponsal en el Vaticano. Ha fallecido hoy en Madrid. Llevaba dos semanas ingresada en un hospital de la capital española.

Leer más
 

 EN DIRECTO: El Papa visita apartamentos de barrio popular en Milán
25 de marzo, 2017. Tiene previsto llegar a las 8:30, visitar varias casas y reunirse con personas de etnia gitana.

Leer más
 

 EN DIRECTO: El Papa responde a preguntas de sacerdotes en el Duomo de Milán
25 de marzo, 2017. El encuentro comienza a las 10:00 y dura más de una hora.

Leer más
 

 EN DIRECTO: El Papa celebra multitudinaria Misa en Milán
25 de marzo, 2017. La ceremonia en el Parco di Monza comienza a las 14:15, ante más de 600 mil personas.

Leer más
 

 EN DIRECTO: El Papa se reúne con jóvenes en el Estadio de San Siro
25 de marzo, 2017. El encuentro comenzará a las 17:15 hora local.

Leer más

“La Caridad sostiene la Esperanza”


Comunicado de los Obispos del Perú ante la emergencia que se vive en el país

Estimados hermanos, vivimos aún horas de sufrimiento, preocupación y dolor, pero también de solidaridad. Los embates de la naturaleza: huaycos, inundaciones y lluvias, están desafiando la capacidad de respuesta de nuestras autoridades, están exigiendo fortaleza a los damnificados para enfrentar la adversidad, y nos están invitando a todos a un compromiso más efectivo que se exprese en la caridad, para mantener viva la esperanza.

No es hora de miedo, ni de escuchar a quienes siembran alarmas. Es hora confiar en la Providencia de Dios que cuida a cada uno de nosotros como lo hace un Padre amoroso. Es tiempo para orar. Es la hora de la solidaridad, como lo está demostrando nuestro pueblo. Es hora de respetar a la hermana naturaleza y de prevenir al trazar las nuevas ciudades. No es hora de buscar culpables, es hora de unir esfuerzos.

En estos momentos de emergencia nacional, invocamos a quienes están damnificados a preocuparse mutuamente los unos de los otros y a dar preferencia a los más débiles: niños, ancianos y mujeres gestantes, en el momento de repartir la ayuda con equidad. Exhortamos a quienes siguen aún soportando la furia de la naturaleza a mantenerse valientes, como la Virgen María ante la cruz de Jesús, seguros que este momento pasará y vendrán tiempos mejores. Agradecemos a nuestras Fuerzas Armadas, a la Policía Nacional y a nuestras autoridades por su abnegación para ayudar a los damnificados.

Les seguimos acompañando con nuestra oración, nuestro afecto y nuestra ayuda, que se canaliza por medio de las parroquias y las Caritas Diocesanas. Invocamos a los que no han sido golpeados, directamente por la fuerza de la naturaleza, a ser generosos, también cuando la caridad sea fruto del sacrificio.

El Perú ha sido fuerte y debe seguirlo siendo, porque es un pueblo valiente y porque es un pueblo creyente. Que Dios, Padre eterno y misericordioso, los bendiga, los fortalezca y les proteja.

Los Obispos del Perú