martes, 18 de octubre de 2016

Arzobispo de Piura visitó la Asociación por la Vida (ASPOV - Piura)


Esta semana, el Arzobispo de Piura, Monseñor José Antonio Eguren Anselmi, visitó las instalaciones de la Asociación por la Vida (ASPOV - Piura), institución abocada al trabajo de mejorar la calidad de vida de las personas que padecen el VIH-SIDA en la Región. El Arzobispo fue recibido por Juana Palacios Geraldo, Directora de la Asociación y por el Ing. Carlos Zapata, Secretario de Cáritas Arquidiocesana.

Durante esta visita, enmarcada en el Año de la Misericordia que estamos viviendo, Monseñor José Antonio Eguren llevó un mensaje de aliento y esperanza a los pacientes y sus familias así como a los voluntarios y especialistas que realizan una loable labor en este centro. Asimismo hizo entrega de un importante donativo consistente en víveres los cuales serán distribuidos según las necesidades de los pacientes.


“Con esta visita a la “Asociación por la Vida” en este Año de la Misericordia, quiero renovar mi compromiso, y el de la Iglesia en Piura, de estar siempre con ustedes queridos hermanos y hermanas, que están afectados directamente por este mal del VIH-SIDA. Compromiso tanto con nuestras oraciones como con nuestra caridad cristiana. Quiero sobre todo expresar mi cercanía muy concreta con los niños, adolescentes y sus madres enfermas, y con los voluntarios y operadores sanitarios que laboran aquí a quienes agradezco profundamente el trabajo que realizan, un trabajo de verdadero amor misericordioso, porque en los enfermos que aquí se atienden tocamos la misma carne de Cristo con las señales de su pasión, como nos enseña el Papa Francisco”, dijo el Arzobispo.

Asimismo, pidió a toda la sociedad piurana a no estigmatizar ni discriminar a quienes padecen esta grave enfermedad. “Recordemos que Dios ama con predilección a estos hijos suyos que cargan con esta pesada cruz de sufrimiento y dolor, más aún si son niños miembros de familias de extrema pobreza y que no tienen papá ni mamá. Tengamos para con ellos el gesto concreto de una caridad hecha de cercanía, ternura, solidaridad y generosidad. Cuánto bien podríamos hacer si apoyáramos más esta obra de misericordia que es la Asociación por la Vida. En los once años de su creación han atendido a 641 personas y actualmente lo hacen con 41 niños o niñas. Si hubiera más personas e instituciones generosas no sólo se podría atender a más personas sino ampliar los servicios de prevención y formación que aquí se realizan”, enfatizó.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada